Cerveceros artesanales, los más cotizados

Foto: Cortesía

Probar la cerveza artesanal fue uno de los principales objetivos de los 23,000 asistentes que registró el Primer Festival de Cerveceros de México, en el que los stand de Calavera, Cinco de Mayo, Josefa, Malafacha, Tempus, Tepozteco y Minerva, fueron de los más visitados.

Edgar Guillaumin Ireta, director general de Cerveceros de México, aseguró que las expectativas del evento, que se realizó el pasado fin de semana en el infield del Hipódromo de las América, fueron superadas. El saldo fue blanco y la meta se alcanzó: “la gente se mostró curiosa y orgullosa de saber que somos el primer lugar en exportación de cerveza”.

El festival fue amenizado por personalidades del mundo del espectáculo y del deporte. Los asistentes tuvieron la oportunidad de descubrir los diferentes sabores, aromas y estilos de más de 50 marcas de cerveza y recibir recomendaciones para combinar sus alimentos preferidos con sus bebidas predilectas.

Jaime Andreu, director comercial de Cervecería Primus, manifestó su satisfacción por los resultados del festival. Informó que esa empresa comercializó 3,000 litros de cerveza o 10,000 vasos durante los dos días del evento.

“A pesar del consumo tan alto y tan exitoso que tuvimos, el hecho de que no se haya registrado ningún incidente y que la gente se haya comportado, habla mucho de lo que se puede hacer con la cultura cervecera”, expuso en entrevista telefónica.

Agregó que, como cualquier proyecto el evento es perfectible, por lo que para la siguiente edición buscarán un foro más grande e incorporar a por lo menos 20 microcerveceros. “Su incorporación será muy importante. Lo que más nos demuestra el festival es que la gente está ávida de probar cosas nuevas y convivir en eventos de ese tipo”.

Edgar Guillaumin aseguró que se tomarán en cuenta las opiniones de los consumidores, pues el objetivo es que la edición de 2015 sea inigualable. “El próximo año habrá mayor oferta de bebida y comida, trabajaremos en el tema de los precios y la organización. Tenemos muchos puntos que mejorar”, concluyó.

Organización y costos, los inconvenientes

Junto a su novia, Jesús Hernández Jiménez, ingeniero electromecánico y chelero de corazón, como el mismo se denomina, aseguró que su experiencia en el Primer Festival de Cerveceros de México fue divertida y entretenida, no obstante que los precios fueron una limitante para consumir una mayor variedad de comida y bebida. “Lo que cambiaría serían los costos, nosotros queríamos probar de todas las cervezas, pero era imposible, estaba carísimo”, expresó.

Pese a todo, Jesús concluye que vale la pena invertir 150 pesos para conocer famosos y tomar cerveza. Para este convidado la organización del evento fue buena, puesto que las filas en algunos stands no eran tan largas.

Aunque existen opiniones diferentes. Para Joaquín Enciso, estudiante de periodismo, “el control en los accesos fue una de las cosas que les falló, ya que retrasaron la hora de entrada”.

Además, aseveró el joven de 24 años, el costo del boleto a menores de edad fue innecesario, dado que se trata de un evento dirigido a adultos. Empero, para ser la primera edición el resultado no fue tan malo, agregó.

Un aspecto en lo que ambos entrevistados estuvieron de acuerdo es el auge que la cerveza artesanal ha tenido entre la población. Los dos recomiendan que en las próximas ediciones se coloquen más stands de este tipo de bebidas y se eliminen aquellas empresas que ofrecen productos fáciles de conseguir en cualquier tienda a un precio más accesible. (Con información de Angélica Pineda)

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Economista