Conoce el destino de tus cuentas abandonadas

Foto: Especial

No cancelar una tarjeta te genera comisiones hasta por tres años

Olvidos, cambios de domicilio, fallecimientos… Los abandonos de cuentas bancarias suceden más a menudo de lo que se piensa.

De 85.6 millones de tarjetas de débito que existen en el país, aproximadamente 50% se mantuvo inactivo durante el último trimestre del 2011.

Eso quiere decir que alrededor de 42.1 millones de plásticos se mantuvieron en el olvido por, cuando menos, tres meses consecutivos, según los datos más recientes del Banco de México (Banxico).

Si tú algún día tuviste una cuenta que actualmente ya no utilizas, podrías formar parte de ese grupo de personas que se truena los dedos pensando qué habrá sido de esa cuenta que hoy permanece en el abandono y si algún día el banco le dará la sorpresa de que debe millones de pesos por acumulación de comisiones.

Los expertos resuelven las dudas de quienes algún día tuvieron una cuenta a la que nunca le dieron buen fin.

Si no cancelé la cuenta, ¿sigue generando comisiones?

Si las características del producto que contrataste especifica el cobro de comisiones, éstas sí seguirán cobrándose de los fondos de la cuenta hasta por tres años, explicó Areli Morales, investigadora del Museo Interactivo de Economía (Mide).

En caso de que durante esos tres años los fondos ya no alcanzaran para cubrir las comisiones, entonces pueden acumularse y generar un adeudo al usuario, agregó la especialista.

En este caso, los bancos sí tendrían argumentos para solicitar el pago, ya que una cuenta activa sigue generando costos para el banco”, comentó por su parte Marco Carrera, vocero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Sin embargo, es frecuente que los bancos busquen a los usuarios después de seis meses para notificarles sus cargos o, en su caso, mejor realizar la cancelación, añadió Areli Morales.

Ahora, si la cuenta es de nómina, no generará comisiones por anualidad, monto mínimo de apertura ni un saldo promedio mensual, por lo que aun cuando haya terminado la relación laboral, no hay cargos por estos conceptos.

Los únicos cobros que se seguirán realizando a la cuenta serán productos o servicios adicionales contratados que hayas domiciliado a su cuenta, como pago de servicios o seguros, dijo Carrera.

¿Qué pasa si mi cuenta olvidada era de nómina?

Si la cuenta de nómina no recibe depósitos por tres meses consecutivos, entonces el banco la transformará de forma automática en una cuenta básica para el público en general, detalló Benjamín Garza Elizondo, director de Desarrollo de Productos de Nómina de BBVA Bancomer.

La llamada cuenta básica para el público en general no requiere monto mínimo de apertura, pero sí podrá requerirle un saldo promedio mensual mínimo para mantener activa tu cuenta.

En caso de que no mantenga el saldo mínimo durante tres meses consecutivos, la entidad financiera podrá cerrar la cuenta. Si eso ocurriera, el banco le pediría acudir a la sucursal donde se abrió la cuenta a retirar su dinero, explicó el directivo.

Cuando ocurra esta transformación, la institución deberá notificárselo por una de las siguientes vías: envío del aviso a su domicilio, que puede incluirse en el estado de cuenta, o mediante los cajeros automáticos a través de un mensaje en la pantalla.

¿Qué pasa con mis fondos en la cuenta?

Si después de los tres años que la cuenta permaneció en el banco tú no solicitaste la entrega de sus recursos, los fondos se trasladan a una cuenta concentradora, en la que están destinados a permanecer por tres años más antes de ir a la beneficencia.

Cuando el dinero ya está en esta cuenta global, el banco tiene prohibido cobrar comisiones, según la Ley de Instituciones de Crédito.

Es importante mencionar que si el titular de la cuenta se presenta después de esos tres años, la institución deberá retirar el dinero de la cuenta global y regresarlo a la cuenta original o entregárselo, de acuerdo con lo que él instruya.

Los fondos no pueden mantenerse en la cuenta concentradora por siempre, por lo que si nadie lo reclama, después de tres años será enviado a la beneficencia pública, explicó Marco Carrera.

¿Qué pasa si dejé pagos domiciliados a esa cuenta?

Si tenías pagos domiciliados, éstos seguirán cobrándose de forma regular salvo que los fondos no alcancen para seguir cubriendo el adeudo. Esto puede ocurrir, por ejemplo, con créditos de nómina pendientes de liquidar o seguros cuyo pago estuviera domiciliado.

En el caso de seguro, la póliza pierde vigencia cuando la aseguradora registra la suspensión de pagos.

Pero en el caso del crédito, la institución buscará recuperar el dinero prestado y si usted, posteriormente, abriera otra cuenta en el mismo banco, éste podría realizar el cobro del adeudo de la nueva cuenta que registre fondos, explicó Garza Elizondo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita, El Economista