Universitarios ganan 95% más que un trabajador promedio

Foto: Archivo/El Economista

La educación superior es una buena inversión, pues un trabajador promedio con licenciatura puede ganar 95% más, es decir, casi el doble que uno que sólo tiene título de preparatoria o bachillerato, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En conferencia de prensa, la consultora y coordinadora del proyecto Compara carreras, Catalina Delgado, destacó que contar con educación superior mejora las perspectivas salariales de los trabajadores.

En la presentación del portal Compara carreras, herramienta donde se muestran las consecuencias económicas de escoger una carrera, refirió que mientras una persona que completó la preparatoria o bachillerato tiene un salario promedio de 5,126 pesos al mes, un profesionista gana en promedio 9,981 pesos.

No obstante, agregó que existen notables diferencias entre los profesionistas, pues los de la carrera con el salario promedio más alto, Minería y Extracción, ganan 24,863 pesos mensuales, es decir cuatro veces más que los de la carrera peor remunera, Bellas Artes, con 6,114, sólo mil pesos superior al ingreso mensual de un bachiller.

Estudiar una carrera profesional, detalló, es una inversión rentable y de bajo riesgo, pues el rendimiento de haber realizado sus estudios en una universidad pública es de 11.4%, superior a otras alternativas de inversión como la bolsa de valores, con un retorno promedio anual de 8.3% entre 2010 y 2013.

Puntualizó que la rentabilidad de una carrera por sus costos, en una universidad pública por estudiante es de alrededor de 30,000 pesos; mientras en una universidad privada se dispara a 460,000 pesos.

El portal Compara carreras también muestra diversos rankings laborales, en los cuales destaca que del total de nueve millones 794,579 profesionistas del país, dos de cada 10 son administradores de empresas o contadores.

Las 10 carreras más populares el mayor por número de profesionistas son administración y gestión pública; contabilidad y fiscalización; derecho; formación docente para educación básica, nivel primaria; medicina; tecnología de la información y comunicación; psicología; ingeniería industrial, mecánica, electrónica y tecnológica; ciencias de la computación; así como enfermería y cuidados.

En contraste, las 10 carreras menos populares por el bajo número de profesionistas son ciencias de la Tierra; tecnología y protección del medio ambiente; criminología; ciencias ambientales; manufacturas y procesos, programas multidisciplinarios; estadística; minería y extracción; salud pública; servicios de transporte; y deportes.

La especialista del IMCO subrayó que estudiar una carrera implica un salario mayor al promedio nacional, ya que un profesionista tiene un ingreso mensual promedio de 9,981 pesos, mientras que el salario promedio nacional es de 4,870 pesos.

Expuso que las 10 carreras mejores pagadas son minería y extracción con un salario promedio de 24,863 pesos; finanzas, banca y seguros; 19,725 pesos; salud pública, 17,013 pesos; servicios de transportes, 16,888 pesos, y física, 16,379 pesos.

Le siguen música y artes escénicas, 16,124 pesos; ciencias de la tierra y atmósfera con 15,811 pesos; medicina, 15,614 pesos, ciencias ambientales, 15,022 pesos, e ingeniería en vehículos de motor, aeronaves y barcos con 14,211 pesos.

En tanto, las 10 peor pagadas son criminología, 8,412 pesos al mes; formación docente para educación física o artística, 8,318 pesos; formación docente para educación básica, nivel primaria, 8,071 pesos; historia y arqueología, 8,071 pesos, y matemática, 8,050 pesos.

Además, comunicación y periodismo 7,973 pesos mensuales; formación docente para la enseñanza de asignaturas, 7,218 pesos; trabajo y atención social, 7,008 pesos; y bellas artes, 6,114 pesos.

Delgado comentó que quienes tienen una carrera son más propensos a ingresar al mercado laboral, ya que la participación laboral promedio de los profesionistas es de 82%, mientas que a nivel nacional es de 49 por ciento.

Mencionó que la ocupación es similar entre profesionistas y el promedio nacional, con 95%, lo mismo que la tasa de desempleo, que en ambos casos es de 5.0%, aunque en carreras como sociología, la tasa de desempleo llega a 14 por ciento.

La coordinadora del proyecto Compara Carreras señaló que la tasa de informalidad de un profesionista es de 22%, lo que representa la tercera para de la tasa nacional, que es de 59 por ciento.

CRÉDITO: 
Notimex