Optimiza tu aguinaldo

Foto: Archivo/Eleconomista.mx

Cinco formas para sanear tus finanzas

A Yahir cada año le pasa lo mismo: le llega el aguinaldo y aunque asegura que no se lo va a gastar todo, siempre termina sin un peso y con una cruda moral renovada por no haber ahorrado como lo había prometido.

Para evitarlo, este año hará algo distinto: no lo va a guardar en el banco, lo invertirá en un pagaré a 28 días, “para no tocarlo durante las fiestas”, dice.

Él sabe que el pagaré ofrece rendimientos bajos si se compara con otros instrumentos de inversión, pero lo que él quiere es buscar un mecanismo que “le quite el dinero de las manos”. Cuando venza su pagaré, tiene pensado invertir en un fondo de inversión.

¡Quítamelo que me lo gasto!

Si tú tampoco quieres que el dinero se te queme en las manos, aprovecha este ingreso extra para liquidar tus deudas de tarjeta de crédito o para hacer crecer tu dinero en un instrumento de inversión. Iniciar el año con nuevos hábitos financieros será el mejor regalo para el 2013.

Alan Gómez, director de soluciones de inversiones de Principal Financial Group, sugiere dividir este ingreso extra en dos partes: 50% con destino al ahorro o a la inversión y utilizar el resto en los gastos de las fiestas decembrinas. Si te encuentras en posibilidad de destinar un porcentaje mayor, el beneficio también será mejor.

Paga las deudas de tus tarjetas

Si puedes liquidar una o varias de sus deudas tradicionales de tarjeta de crédito, aprovecha. Y es que, generalmente, las deudas de tarjetas generarán intereses más rápidamente que los rendimientos que pueda generar una inversión en un mismo periodo, dijo Marco Carrera, vocero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef)

Así, una vez sin deudas, podrás invertir el mismo monto que antes destinabas al pago de tus préstamos. Las deudas a pagos fijos, como las de un crédito de auto, no necesariamente son prioridad, ya que éstas no generan intereses sobre intereses.

Pagarés bancarios

El pagaré es un instrumento de inversión a través del cual le prestas al banco una cantidad de dinero a cambio de que al vencimiento de un plazo éste le devuelva el monto original más un rendimiento pactado previamente.

Los hay desde 28 días hasta un año y los montos mínimos de inversión dependen de cada institución. Banorte, por ejemplo, permite invertir desde 5,000 pesos a tasas de 2.43% a 91 días. Inbursa permite invertir desde 10,000 pesos a tasas de 2.96% al mismo plazo. Otros bancos como Scotiabank permiten invertir desde 10,000 pesos, mientras Ixe tiene un mínimo de inversión de 50,000.

Esta alternativa es de muy bajo riesgo ya que, según el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), su inversión está protegida hasta por 400,000 Unidades de Inversión (equivalentes hoy a 1 millón 946,000 pesos) en caso de que el banco no pudiera pagar. Sin embargo, sus rendimientos se encuentran muy por debajo de la inflación. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la inflación en el último año (octubre 2011-octubre 2012) fue de 4.60 por ciento.

“Éste es el rendimiento mínimo que se debe buscar en cualquier instrumento de inversión para que su dinero no pierda poder adquisitivo con el tiempo”, sugirió Alejandro Díaz, gerente de portafolios y Asset Allocation de Skandia.

Cetes de inversión

Es un programa a través del cual puedes adquirir, desde 100 pesos, instrumentos de deuda gubernamental: Cetes, Bonos, Bondes, Udibonos. El usuario presta dinero al gobierno y éste se compromete a devolvérselo en una fecha determinada con un rendimiento previamente pactado.

El dinero se puede invertir desde 1 hasta 30 años y mientras más largo sea el plazo, el rendimiento es más atractivo. Según información de CetesDirecto, al día de hoy un Cete a 28 días paga 4.23%, 4.28% a tres meses, 4.52% a seis meses y 4.76% a un año.

Para obtener el rendimiento esperado, debes conservar la inversión hasta su vencimiento. Si desearas retirar tu dinero de forma anticipada, se te cobrará una comisión que, según información de la Condusef, es de 1%. No te harás millonario invirtiendo en Cetes, pero tendrás un rendimiento mayor por un monto menor si lo comparas con los pagarés.

Fondos de inversión

Un fondo de inversión es un instrumento a través del cual muchas personas juntan sus recursos para hacer inversiones que no podrían hacer de manera individual, porque necesitarían montos mucho mayores. A diferencia de los pagarés, las inversiones en fondos no cuentan con un seguro de depósito, como el que ofrece el IPAB, y tampoco tienen rendimientos fijos.

Pero eso no quiere decir necesariamente que sean más riesgosos, cada fondo tiene sus características que se ajustan al perfil de riesgo de cada cliente; mientras más arriesgado sea el fondo, mayor será el rendimiento esperado, aunque no está garantizado, explicó Alan Gómez, director de soluciones de inversiones de Principal Financial Group.

Instituciones como Skandia, Principal Financial y Scotiabank permiten invertir desde 500 o 1,000 pesos siempre y cuando el cliente se comprometa a hacer aportaciones periódicas.

“Con estos instrumentos, las personas no tienen que saber sobre inversiones, ya que un equipo de expertos realiza todos los movimientos para que el fondo tenga el mejor desempeño”, dijo Alan Gómez, director de soluciones de inversiones de Principal Financial Group.

Pago extra a la hipoteca

Si no tienes gastos fuertes en el mediano plazo, dar aportaciones adicionales a tu deuda hipotecaria es una opción.

Una persona que tiene un crédito por 1 millón de pesos y realiza un pago anticipado equivalente a una mensualidad de 10,500 pesos, reduciría su deuda tres meses. Y si esa persona hace otro pago a capital el siguiente año, el plazo podría reducirse hasta seis meses, según un simulador de crédito de Scotiabank.

Pero si tu tasa de interés hipotecaria es baja o competitiva en el mercado, tal vez te convenga más invertir ese dinero pues, según el instrumento que elijas, podrías tener rendimientos mayores de lo que se ahorra pagando de forma anticipada.

Antes de hacerlo revisa las condiciones de tu contrato, pues algunos bancos penalizan el adelanto de pagos a capital, recordó Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ilse Santa Rita, El Economista