Propuesta de gravamen ocasionará menos ventas

(Foto: elempresario.mx)

Con este gravamen se deprimiría la capacidad de compra de los consumidores hacia los productos y servicios de este sector empresarial

Menor dinamismo en sus ventas y mayores dificultades para acceder a financiamiento y tecnología son las consecuencias que sufrirían las pequeñas y medianas empresas (PYMES), de aplicarse el impuesto de 2% al consumo que propone el gobierno federal para el 2010 para el combate a la pobreza.

Con este gravamen se deprimiría la capacidad de compra de los consumidores hacia los productos y servicios de este sector empresarial, el de mayor aportación al Producto Interno Bruto (PIB), afirma Gabriel Pérez del Peral, director de la Escuela de Economía de la Universidad Panamericana.

“Le pega a la gente y le pega a las ventas”, explicó.

En épocas recesivas, es una mala idea aumentar los impuestos, pues complicará a las PYMES el acceso a financiamiento y a tecnología, ante menores ingresos por comprobar, indicó.

A REDOBLAR ESFUERZOS

De acuerdo con los especialistas, los consumidores tienen que pagar más por los bienes que necesitan, lo que se verá reflejado en el precio, por lo que las PYMES tendrán que innovar y redoblar esfuerzos para mantenerse en el mercado.

Los bienes de primera necesidad no tienen que absorber el impuesto de 2% y reducir su margen de ganancia, pues siempre habrá demanda de sus productos.

Los que no lo son, por ser prescindibles, deberán capacitarse para aumentar su productividad, detalló Pérez del Peral.

“Para mantener el margen de utilidades, las PYMES sólo se verán obligadas a hacer pequeños ajustes en sus gastos o bien, eficientar sus operaciones y no trasladar ese incremento a su clientela”, planteó por su parte Rubén Herrero, especialista fiscal de Impuestum Contadores.

Recordó que este impuesto tiene una mecánica similar a la del IVA, es decir, es acreditable al que se paga al comprar materia prima o insumos y al que se cobra al vender los productos.

La diferencia es la que se reporta a Hacienda, se guarda para el siguiente mes o se pide su devolución posteriormente.

[email protected]

CRÉDITO: 
Arturo Jiménez