Para pymes, capacitación y financiamiento

Foto EE: Germán Espinosa

El ecosistema emprendedor ha encontrado en la ciudad de México un sitio ideal para su desarrollo, pero éste no ha ido necesariamente acompañado por el gobierno local.

Hasta hace poco, la ciudad de México carecía de una legislación en materia económica que diera sustentos a los esfuerzos del gobierno local en ese rubro. Situación compleja si se toma en cuenta que en la capital del país existen más de 378,000 empresas, de las cuales 99% son micro, pequeñas y medianas empresas.

Con la aprobación en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) de la nueva Ley de Desarrollo Económico, el gobierno local sentó las bases para dotar a las empresas herramientas que potencien su productividad y desarrollo e incluso contar en el futuro con un banco de desarrollo propio.
Por su importancia, la nueva ley destina todo un capítulo al fortalecimiento de la mipyme e instruye a la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), que encabeza Salomón Chertorivkski Woldenberg a llevar a cabo 17 acciones que potencien su capacidad instalada, accedan a financiamiento y adopten a los cambios tecnológicos.

“Para resumir el Capítulo V de manera sencilla diría que es capacitación, formación y financiamiento, y sus mecanismos de simplificación y homogenización administrativa”, expone el titular de la Sedeco, dependencia que tiene la misión de embonar a las pymes con las grandes compañías “tractoras” de los sectores estratégicos para la economía local. Se trata de empresas de las industrias farmacéutica, biomédica y de las Tecnologías de la Información, que cada año absorben a los 130,0000 egresados de carreras vinculadas a la investigación y la tecnología.

En lo que va de esta administración, empresas como Cisco, IBM y Ericsson anunciaron sus planes para establecer centros de operaciones en la ciudad de México. Esto abre una ventana de oportunidades para que los jóvenes ingenieros gocen de mejores salarios y planes de desarrollo. “Pero alrededor de esto también se requieren plomeros, carpinteros, comida, y abasto en general, de ahí las redes de servicio”, señala.

START UP, MEGAHUB Y SILICON VALLEY

La ciudad de México se ha vuelto cuna de cientos de proyectos creativos con alto potencial. Chertorivski sostiene que han contabilizado cerca de 300 startups, de cuatro o cinco jóvenes. Muchas de ellas se han establecido en el corredor Roma- Condesa.

El funcionario local reconoce que, en el desarrollo de estas startups, el gobierno local ha tenido poca injerencia, situación que pretende cambiar. En colaboración con el Gobierno Federal y del ecosistema emprendedor, el GDF financia la construcción de un mega hub, de más de 3,000 metros de superficie, ubicado en la colonia Legaria, en Azcapotzalco.

“Es una de las piezas que estamos trabajando con el ecosistema emprendedor para poder encadenar de manera eficiente, desde la formación de los jóvenes hasta la incubación, aceleración y construcción a futuro”, adelanta.

Otra iniciativa para detonar el talento de los jóvenes es la reciente convocatoria para que 25 mejores proyectos universitarios realicen un campamento en Silicon Valley, como parte de un convenio con la universidad de San José. Además, en su visita a París, el jefe del Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, acordó con la alcaldesa de la capital francesa abrir en sus incubadoras de 100 y 120 lugares para empresas mexicanas.

Aprovechar muchas de estas oportunidades demandará a los jóvenes mejor preparación, sobre todo en el manejo del idioma inglés. “Las empresas que contratan a ingenieros mexicanos reconocen que la calidad de estos es altísima, pero en las habilidades que hay que apoyar destaca el tema del Inglés, a pesar de que lo adquieren, llevamos fallos”.

Para ello, el GDF creará el primer Instituto de Capacitación para el Trabajo, que desarrollará las habilidades que las empresas demandan y, como parte del acuerdo alcanzado con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), realizará un estudio de oferta y demanda de empleo.

Mipymes
Haz clic en la imagen para ampliarla

RAICES PARA EL BANCO DE DESARROLLO

La nueva ley también instruye a la Sedeco a promover esquemas de financiamiento diferenciado por tamaño de la empresa, por sector estratégico, de exportación, o de generación de empleos. Uno de los esos recursos es el Fondo de Desarrollo Social (Fondeso), que otorga microcréditos para el autoempleo y el emprendimiento creativo, e incluso se considera financiar franquicias.

“Se trata de todo tipo de financiamiento y viendo más lejos una vez que la ciudad cuente con su Constitución que pudiera existir un banco de desarrollo local. Por el estatus que hoy tiene la ciudad eso no es posible, pero lo estamos dejando asentado con esta ley. Con una economía de 2.2 billones de pesos que es, incluido México, la quinta más grande de América Latina, un bando de desarrollo tiene sentido.

apr

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario