Que las deudas fiscales no frenen a su empresa

Elda García
No estar al corriente con el pago de impuestos puede llevar a su empresa a la desaparición. Multas, recargos y, en algunos casos, la cárcel son parte de las consecuencias por no estar al día con las autoridades fiscales.Evítese dolores de cabeza con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
No estar al corriente con el pago de impuestos puede, incluso, llevar a la desaparición a su empresa. Multas y recargos son algunas de las sanciones por no estar al día con las autoridades fiscales. En el peor de los escenarios, la evasión y la defraudación al fisco lo obligaría a saldar sus cuentas y a cumplir un castigo penal: la cárcel.
Jesyka Cervantes, socia de dos sucursales de la marisquería Ponte Almeja, es una de las pocas empresarias en México que recurre al apoyo de una consultoría para llevar una buena contabilidad y evitarse problemas con Lolita.
Sabe que “lo importante es tener un buen control interno para evitar gastos extras. Es delicado que te haga una visita y te clausure” la Secretaría de Hacienda, expresa. Es ella ejemplo de lo que muchas empresas no hacen.
Expertos consultados por El Empresario coinciden en que la mayoría de las PYMES del país no tienen una organización interna para hacer sus pagos de impuestos en tiempo y forma ni para llevar una contabilidad adecuada.
La falta de información, conocimiento y capacitación en materia contable y fiscal por parte de los empresarios son los motivos principales por los que las organizaciones presentan adeudos fiscales, advierte Sara Barajas, profesora del Departamento de Contabilidad y Finanzas del Tec de Monterrey, campus ciudad México.
Lo importante, explica la especialista, es que los directivos de las pequeñas y medianas empresas conozcan las obligaciones de su empresa y no los dejen en el olvido en la oficina del contador.
Buscar una guía con consultores y expertos para que el empresario sepa sobre cuáles son los plazos y las fechas que establece la SHCP para declaraciones.
“Si no presentamos en tiempo lo que son pagos en declaraciones, nos hacemos acreedores de lo que es el pago de actualización que equivale a la inflación del periodo y el pago de recargos”, detalla Barajas. Actualmente, la tasa de recargos es de 1.13% mensual.
Además, quienes se rezagan en el pago de impuestos, no sólo gastan en los recargos y las multas, sino hasta en un abogado o consultor que le ayude, refiere José Gómez Villareal, consultor especializado en PYMES.
“El costo más importe en toda empresa es que no tengas información adecuada. Esto es un proceso cultural que muchas personas no lo perciben porque están acostumbradas a tomar decisiones sin información”, dice.

EVITE LA EVASIÓN


Algo que debe evitar para no generar mayores problemas financieros en su negocio es justamente la evasión.
“Acuérdese que es cárcel. Si va Hacienda a tu negocio y te piden documentación para revisarlo y descubren que evadiste el impuesto, entonces el castigo es la cárcel”, advierte Mario Calderón, catedrático de la Facultad de Negocios de la Universidad Anáhuac México Sur.
Dependiendo del daño que se haya causado a la Secretaría por evadir el pago de impuestos, “la compañía de fianza cobrará un porcentaje por emitir esa garantía dependiendo del importe que se fije”.
En cambio, en la defraudación no hay opción. “Es cárcel y págame”, explica el catedrático.

SI DEBE, NEGOCIE


La solución para los empresarios que tienen un retraso en pagos es sencilla. Sólo debe acudir a la oficina del Sistema de Administración Tributaria (SAT) que corresponde al domicilio fiscal de la empresa y solicitar el pago en parcialidad o diferido. El SAT ofrecerá los plazos disponibles de pago, detalla Barajas.
Para ello, explica, la SHCP va a solicitar el flujo de efectivo de la empresa de un mes anterior.
De acuerdo con el artículo 66 A del Código Fiscal de la Federación, las autoridades fiscales, a petición de los contribuyentes, podrán autorizar el pago a plazos, ya sea en parcialidades o diferido, de las contribuciones omitidas y de sus accesorios sin que dicho plazo exceda de 12 meses para pago diferido y de 36 meses para pago en parcialidades.
Los requisitos son presentar el formato de solicitud establecido por el SAT y el pago de 20% del monto total del crédito: contribuciones, multas, actualización, recargos por mora, específica.

NO SE OLVIDE, CADA 17


Las PYMES deben presentar declaraciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR), Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el 17 de cada mes.
Juan Alfonso Palma, catedrático de la Escuela Bancaria Comercial, campus Reforma, explica que son las PYMES las más afectadas por los cargos fiscales. “El costo de una mala contabilidad es muy alto y dejar de pagar sería la peor opción. El pago de impuestos es importante para infraestructura de escuelas y hospitales”.
Ante una carga fiscal complicada, sugiere a los empresarios apoyarse en un contador y en un consultor externo a la compañía.
[email protected]

CRÉDITO: 
Elda García