Si eres emprendedor, ¿también debes recibir aguinaldo?

Debes considerarte como otro empleado de tu organización. Foto: Especial

Al igual que los capitanes del barco, el emprendedor es quien debe velar por el bienestar de los tripulantes, por lo que muchas veces no ven por su propio aguinaldo, una obligación que deben cumplir.

El aguinaldo es una de las prestaciones más esperadas por los empleados a fin de año, un sueño que para muchos emprendedores no se cumple, pues una gran parte no lo recibe al considerarse el líder de la organización o querer darlo en favor de los colaboradores. Al igual que los capitanes del barco, el emprendedor es el último y quien debe velar por el bienestar de los tripulantes.

La opción que muchos toman es invertirlo en la empresa quedando así sin nada; sin embargo, esto no es saludable, ya que aun siendo el fundador y CEO, sé es un empleado más.

De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, los trabajadores mexicanos tienen derecho a recibir un aguinaldo anual que incluya, por lo menos, una quincena, que este año deberá pagarse antes del 20 de diciembre. Esto incluye a todos los empleados de la empresa, por lo que los emprendedores también están considerados.

“Es un problema de muchos emprendedores, no lo hacen por quedarse al final. Deben considerarse como un trabajador como todos y debe estar dentro de su presupuesto, además de todo lo demás. Es algo que no se debe recortar porque el trabajo que tú haces, lo tendría que hacer alguien más a quien se le pagaría y dar un aguinaldo”, explicó en entrevista con El Empresario Arleth Leal, fundadora y CEO de Tutorel.

Leal detalló que el aguinaldo no es lo único que los emprendedores deben tener al corriente, sino también su seguro social, afore, prestaciones de ley, vacaciones y prima vacacional entre otras, algo que muchas veces no se valora.

Hace 20 años, Arleth inició en el mundo del emprendimiento con su empresa especializada en servicios de capital humano, una de las primeras tareas que realizó fue darse de alta ante las prestaciones de ley correspondientes, algo que ahora la mantiene segura y tranquila ante lo que se pueda presentar.

“Es muy importante, incluso administrativamente porque así debe de ser, como con cualquier empleado de cualquier empresa. Muchas veces no lo hacemos porque decimos ‘no, yo al final’, ‘primero mis empleados’, ‘no quiero ser un gasto para la empresa’, por ejemplo, pero esa labor que se hace debe ser remunerada, además, que a futuro será benéfico. Yo que lo hice hace 20 años, sé que tengo algo seguro”.

El plan

Otra de las razones por las que los emprendedores renuncian a su aguinaldo, son los problemas económicos que pueda tener la empresa, algo común desde que comenzó la pandemia; sin embargo, para evitar esto, Leal indica que se debe tener una adecuada planeación desde el inicio.

El primer paso para lograrlo es valorar cuánto cuesta que cualquier persona estuviera ocupando el puesto que el emprendedor desempeña, ver si la empresa es rentable y ver qué hacer para cumplir con las prestaciones de forma adecuada.

Asimismo, hay que valorar las finanzas de la organización, garantizar el movimiento adecuado y las estrategias para lograrlo, y diferenciar de las finanzas personales. Aunque se sea el dueño de la empresa, no se puede hacer uso del dinero de forma indiscriminada. Como cualquier empleado, se tiene un sueldo fijo y prestaciones definidas, las únicas de las que se deben hacer uso.

“No se trata de decir ‘no consideraré mi sueldo’ para no tener una carga administrativa tan fuerte o escatimar, porque esto solo repercute en tiempos de crisis, no se debe hacer”, indicó Leal.

Asimismo, se debe actuar bajo la legalidad y evitar malas prácticas, por ejemplo, depositar una parte del aguinaldo a la cuenta de nómina y la otra parte por fuera o pasándola como otro gasto para deducir impuestos. Lo mismo se debe evitar con los colaboradores.

“No podemos considerar que una empresa es eficiente o rentable cuando manejamos las cosas de forma ilegal. Si crees que tu empresa es rentable, pero tienes doble sueldo: uno en el IMSS y otro por fuera, no se puede considerar que tu empresa sea rentable ni confiable”, finalizó Leal.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario