Turismo aumenta 20% su derrama económica durante Semana Santa

Al 18 de abril se registraban 96,000 millones de pesos vs 2021. Foto: Especial

Después de dos años críticos por la pandemia, el sector de turismo, uno de los principales afectados, ha visto una recuperación favorable en las vacaciones de semana santa y entrada de la pascua, pues registra un crecimiento de 20% en su derrama económica, revelan las Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).

De acuerdo con la Concanaco, hasta el lunes 18 de abril, se había alcanzado la derrama económica por 96,000 millones de pesos, 20% más a la cifra sumada en la misma fecha del 2021.

“Las expectativas se han superado de acuerdo con los reportes que tenemos de las Cámaras. En destinos de sol y playa estamos viendo ocupación hotelera de más de 85%, pero también hemos visto una afluencia muy importante en Ciudad de México, ciudades coloniales y Pueblos Mágicos”, sostuvo el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), Héctor Tejada Shaar.

“Los mexicanos estamos viajando por todo el país”, destacó.

Los socios de la Concanaco en los principales destinos elegidos por los vacacionistas, entre ellos Cancún, Mérida, Puerto Vallarta, Puerto Escondido, Los Cabos y Acapulco, entre otros, reportan que hasta el pasado 18 de abril la derrama económica es mayor de la esperada, por lo que se superará ampliamente la expectativa de 140,000 millones de pesos establecida por la Confederación para el período de 9 a 24 de abril.

Más de 10 millones de turistas nacionales viajan por el país durante el periodo de Semana Santa y Pascua, uno de los más importantes del año para el sector de Comercio, Servicios y Turismo. Además, visitantes internacionales procedentes de Estados Unidos, Canadá y Europa disfrutan de los atractivos de México.

El líder empresarial insistió en la importancia de continuar manteniendo todas las medidas de higiene y seguridad, especialmente por parte de los consumidores, a los que llamó a realizar sus compras en el comercio formal, para proteger así su economía y su salud.

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista