Radiografía del retirado en México

Foto: Archivo/Eleconomista.mx

Invierte en tu afore y asegura un futuro sin preocupaciones

La vida del mexicano se ha prolongado, y de acuerdo a datos del INEGI en la década de 1930 la esperanza de vida era de aproximadamente 35 años de edad. Para el año 2012 este índice aumentó hasta superar los 85 años, por lo que aunado a un programa de pensiones insuficiente, es claro que será difícil apoyar a todos los que se retiren. Es fundamental comprender que una de las prioridades que debe ocupar la mente de cada mexicano en edad laboral, es la planeación de su retiro.

La vida del retirado en México no cuenta con el mejor panorama. Los trabajadores que pasaron la mayor parte de su vida generando un patrimonio que les permitía subsistir a lo largo de los años, terminarán cayendo en cuenta de dos cosas: este país cuenta con una de las aportaciones obligatorias más bajas (del 6.5%) para su fondo de pensión, y que de haber pensado con anticipación en mayores aportaciones voluntarias a su cuenta individual, sería posible percibir el retiro como una gratificación en vez de percibirlo como un etapa de preocupación.

Si desmenuzamos la problemática, el origen es la falta de educación financiera. Menos de la mitad de mexicanos que forman parte de la población económicamente activa ni siquiera ha pensado en comenzar un plan de retiro extra a lo que tiene en su afore, esto para los que trabajan por cuenta propia y que no tienen este beneficio, ya que es todavía más difícil vislumbrar una etapa sin trabajar después de los 65 años, pues ¿realmente has ahorrado para poder vivir por los próximos 15 años?

La vida tras el retiro laboral es un tema difícil de abordar porque da miedo enfrentarse con la realidad que te espera. Si se puede empezar a permear en los jóvenes la idea del ahorro complementario como algo primordial en sus vidas con mecanismos como un Plan Personal de Retiro (PPR), una inversión alterna mensual y que realicen un análisis realista de los gastos que tienen y los que contraerán cuando dejen de trabajar, podrán darse cuenta de lo importante de un ahorro extra mensual para esta etapa.

El peor de los escenarios entonces no es quedarte desamparado al término de tu vida laboral, más bien es no haber pensado a futuro para poder entonces gozar de una vejez plena. Es momento de comenzar a darse cuenta de lo que podría pasarte el día de mañana si no planificas. No puedes esperar que alguien más cuide de ti para no preocuparte de tus finanzas. Así que si hoy has comenzado tu vida laboral, detente a pensar: ¿cómo te ves al final de tu vida laboral?, ¿qué te gustaría haber logrado para que cuando mires hacia atrás estés satisfecho de lo que hiciste?

Queda en manos de las generaciones presentes y futuras mejorar el panorama y exigirse una mejor administración de los recursos para poder gozar de un retiro digno.

Existen tres aspectos que debes saber para comenzar a planificar adecuadamente:

  • 1. Debes obtener seguridad social, si eres trabajador independiente, inscríbete al IMSS y ten tu afore
  • 2. Selecciona la Afore que mejor se ajuste a tus necesidades y piensa siempre en el servicio que te ofrece
  • 3. Decide cuánto dinero destinarás mensualmente para el ahorro para el retiro de forma complementaria

*El autor es Director Comercial de Principal Afore

CRÉDITO: 
Ricardo Durán de Huerta*