Aprende a innovar para expandir tu negocio

Foto: Eleconomista.mx

La generación de nuevos productos es posible si conoces el proceso

La principal recomendación que hacen los expertos a los dueños de un pequeño o mediano negocio que quieren hacer crecer su marca y tener una mayor presencia dentro del mercado, es implementar la innovación como valor agregado de sus productos o servicios.

Sin embargo, los consejeros no explican a los empresarios cómo innovar, y se cree que sólo al pertenecer a una gran firma será posible integrar ideas que reformaran el mercado.

“Es necesario aclararle a la gente que innovar no es algo que esté ligado a la realización de una inversión o al uso de procesos tecnológicos; es algo que se aprende y se puede lograr independientemente de tamaño de un negocio”, dijo Moisés Noreña

Por ello, en su conferencia magistral “Cómo hacer de la innovación el modus operandi de su empresas”, el director de Innovación Global de Whirlpool recomendó a los asistentes a la Semana Nacional Pyme 2011 llevar a cabo los siguientes consejos antes de empezar el proceso de innovación en sus negocios:

  • Analizar el contexto del mercado en el que se desarrollan
  • Pensar que es lo que su empresa está aportando al sector
  • Integrar en la empresa a personal que tenga experiencias profesionales diferentes
  • Tener capacidades de liderazgo que motiven a los empleado s enfrentar y superar los retos

Además, Noreña compartió las claves para generar innovación, entre las que destacó las siguientes estrategias:

  • Analizar el mercado y generar ideas de lo que se puede aportar
  • Buscar la manera de llevar a cabo las ideas
  • Averiguar cuáles son las herramientas que necesitan para lograr su propósito
  • Desarrollar los productos o servicios que les otorguen mayores oportunidades de negocio

El directivo recomendó a los empresarios que si cuentan con un producto innovador en el mercado sean pacientes para ver los resultados y cuiden de él atendiendo la aceptación que tienen sus artículos en los compradores para saber qué aspectos funcionan y cuáles deben modificar.

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo, El Economista