Inclusión financiera en México, con rezago

Sólo 56% de la población en el país utiliza algún producto financiero

En el tema de inclusión financiera, el país aún tiene mucho que avanzar. Si bien 56% de la población adulta del país utiliza un producto financiero, aún existe un fuerte rezago al registrar 44% de los adultos sin ningún producto formal financiero, esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2012 (ENIF).

En el documento elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), se establece que de los 39.4 millones de personas que sí tiene un servicio financiero, 25 millones de ellos utilizan una cuenta de ahorros.

No obstante, uno de los problemas que las autoridades financieras detectan es no utilizar el sector formal, por lo que los intermediarios del sector recomiendan hacerlo, ya que el riesgo de ahorrar en otro tipo de productos fuera de la formalidad puede llevar a perder el patrimonio.

Luis Robles, presidente de Grupo Financiero Bancomer, comentó: “Como sector bancario, hemos tenido muchos avances en el acceso a la inclusión financiera, donde pasamos de 30 millones de clientes, hace seis años, a 52 millones de personas; sin embargo, aún hay mucho por hacer”.

De acuerdo con la ENIF, 30.7 millones de personas adultas en México, es decir, 43.7% de la población total, ahorran a través de mecanismos diferentes a los ofrecidos por las instituciones financieras.

Entre estos mecanismos, los más comunes son guardar dinero en efectivo con 64.8% y ahorro a través de las conocidas tandas entre amistades, compañeros de trabajo y familiares con otro 31.7 por ciento. Por otro lado, en el tema del crédito, los bancos han sido muy insistentes en que las personas no acudan con el sector informal, ya que este tipo de créditos tiene un alto costo en las tasas, las cuales en algunos negocios de este estilo, dependiendo del monto y el plazo del financiamiento, pueden alcanzar tasas de hasta 300% en un solo año.

“Es necesario que las personas vean que los créditos en el sector informal minan las finanzas de las familias. Nosotros, como banco, tenemos que dar un mejor servicio para que las personas se acerquen a la formalidad”, dijo Robles.

Según la ENIF, los usuarios del crédito formal representan 27.5% de la población adulta en México, los cuales alcanzan 19.3 millones de personas.

Sin embargo, 23.7 millones de personas, 33.7% de los adultos, prefieren financiarse de manera informal, ya sea a través de la familia o de préstamos familiares. De ellos, 24% sólo busca los canales informales para tener un crédito.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Huérfano, El Economista