Ciencia, necesaria para innovar

Foto: Cortesía

Vincular empresas y universidades, la estrategia para fortalecer la competitividad.

A pesar de que la investigación científica en México es la base de la innovación, el gobierno federal cada vez destina menos recursos económicos para la inversión en ciencia y tecnología, de acuerdo con la opinión de René Druker Colín, director de la Dirección Científica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“En México no hay visión de realizar una política científica, pues es uno de los países que menos invierte en ciencia y tecnología; desde que se creo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología no se ha invertido en la generación de ciencia más de 0.4% del Producto Interno Bruto y recientemente se propuso invertir sólo 0.2% a pesar de que en 2001 se promulgó una ley de acuerdo con la cual se debe invertir hasta 1% del PIB en ciencia y tecnología”, dijo el catedrático.

En la actualidad, uno de los puntos fundamentales para el crecimiento económico de los países es la generación de conocimientos y la manera en que cada nación aprovecha las ideas científicas para generar innovación, siendo los países que encabezan las economías aquellos que destinan mayor cantidad de recursos al fortalecimiento del sector mencionado.

Con base en eso, el también Director General de Divulgación de la Ciencia en la UNAM aseguró que al depender la producción científica, en gran medida, de las acciones del gobierno federal, es necesario realizar un cambio en las políticas públicas existentes para fortalecer la capacidad innovadora de las empresas mexicanas.

“El papel fundamental de cada gobierno es la creación de políticas públicas que faciliten la preparación académica de las personas y la creación de las condiciones pertinentes para que, una vez integrados a las empresas del país, generen innovación de manera constante”, propuso el investigador de la UNAM.

Necesario más impulso

Una opción para fortalecer la propuesta de Druker es el fomento de vínculos entre empresarios e instituciones de educación superior, para que en conjunto desarrollen estrategias de desarrollo tecnológico.

“Si en México no cambian las políticas públicas y los empresarios no se acercan a las instituciones de educación superior, tendremos un país cada vez menos competitivo, pues no sirve de nada importar la tecnología; a mi juicio, se debería de generar innovación propia y las pequeñas y medianas empresas son las que tienen mayor capacidad para hacerlo”, comentó René Druker Colín durante su participación en la conferencia magistral “Cuesta mucho innovar”, en el Foro Innovación empresarial realizado el pasado 6 de octubre por El Economista y la comunidad de elempresario.mx.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo, El Economista