¡Cuidado con los fraudes bancarios!

Archivo/Eleconomista.mx

Clonación de la tarjeta y skimming, entre los delitos más comunes

En el país se pierden por concepto de fraudes bancarios más de 700 millones de pesos al año, así lo mencionó la Asociación de Bancos de México (ASB). Razón por la cual resulta importante monitorear y conocer cómo las instituciones financieras han sido afectadas por estos ilícitos, pues sólo con un conocimiento sobre la operación de los fraudes, tanto bancos cómo usuarios serán capaces de tomar medidas de prevención, detección y respuesta ante estos delitos, entre los que destacan:

Pérdida o robo de la tarjeta: Se presentan cuando una persona hace uso de un plástico que ha sido olvidado o robado, fingiendo ser el titular.

Robo de datos: Ocurre cuando falsifican la información de la tarjeta durante una transacción o por medio de un recibo y lo utilizan para hacer compras a distancia, principalmente por teléfono o a través de internet.

Skimming: Es el delito que se presenta cuando un individuo hace un duplicado de la tarjeta y se codifica sin el permiso de la compañía bancaria. La mayoría de los casos implican la copia de los datos de la banda magnética sin el conocimiento del tarjetahabiente. De este fraude los usuarios serán inconscientes hasta que los montos inexplicados aparezcan en sus estados de cuenta.

Robo de la tarjeta antes de la entrega al titular: Este fraude se produce cuando un plástico es sustraído antes de llegar a nuestro domicilio, generalmente ocurre cuando la entidad financiera envía la tarjeta por correo y no cuenta con los elementos eficaces de acuses de recibo.

Cambio de identidad en tarjetas. Existen dos tipos:

  • 1) Fraude de uso: Este delito se produce cuando un criminal hurta documentos, como estados de cuenta y los utiliza para abrir una cuenta nueva a nombre de la víctima.
  • 2) Toma de posesión de la cuenta: Con este un estafador utilizará datos personales del titular para solicitar al banco que dirija pagos a otra parte.

Hoy en día existen soluciones para detectar y combatir todos estos tipos de crímenes bancarios. SAS Anti-Money Laundering, que forma parte de SAS Enterprise para Delitos Financieros para la Banca, que ofrece a las instituciones financieras una infraestructura tecnológica que ayuda a la prevención, detección y gestión de delitos financieros a través de líneas de negocio dentro de los bancos.

Una respuesta las instituciones financieras para evitar estos delitos son la implementación del uso de la analítica para la gestión de datos, reducir las pérdidas por fraude, mejorar el desempeño financiero y ahorrar millones mediante una mejor evaluación de riesgo de la cartera de clientes.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción