Nafin y Bancomext crecerán financiamiento

La prioridad: preservar los empleos al apoyar al sector privado y en particular a las pequeñas y medianas empresas.

El director general de Nacional Financiera y del Banco Nacional de Comercio Exterior, Héctor Rangel Domene, expuso que el 2009 fue un año extremadamente difícil para la economía mexicana, con una caída del Producto Interno Bruto de casi el 7% y poco crédito disponible de la banca privada y de los mercados de capital.

En esta coyuntura, “la banca de desarrollo tuvo que jugar un papel contracíclico muy importante para poner a disposición del sector privado, y particularmente de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), una cantidad de dinero importante”, dijo.

Nacional Financiera canalizó cerca de 60,000 millones de pesos en créditos y por su parte el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) un poco más de 30,000 millones.

Ambas instituciones incrementaron la cartera de crédito propia y la inducida en más de 45% para darle acceso a más de 150,000 empresas y a 1.4 millones de personas físicas.

Ante adversidades

Rangel abundó en las circunstancias que se enfrentaron en el 2009 y consideró que fue un año de muchísima actividad, que estuvo marcado por la epidemia de AH1N1 en mayo, que obligó a poner rápidamente en operación un Programa de Urgencia, que afortunadamente funcionó muy bien, para apoyar a cerca de 22,000 Pymes que se vieron afectadas por el cierre de actividades, por el cierre de hoteles y por la caída en el turismo.

De manera, dijo, se echaron a andar programas específicos para la industria automotriz, para la aviación y un programa de compras del Gobierno a las Pymes.

Crecerá el crédito

Por lo que se refiere al 2010, Rangel Domene informó que Nafinsa y Bancomext tienen importantes programas de apoyo para las Pymes.

Van a crecer aproximadamente 20% la oferta de crédito, con lo que se espera poner a disposición del mercado unos 50,000 ó 60,000 millones de pesos de crédito nuevo.

Explicó que como parte de los programas para este año se acaba de hacer una subasta de garantías para que los bancos comerciales les otorguen crédito a aquellas personas físicas que están en el régimen simplificado, llamados Repecos.

Consideró que este segmento ha sido olvidado por la banca comercial tradicional y que son personas físicas con actividad empresarial que pagan impuestos y que merecen recibir apoyo. Aquí se canalizarán 3,500 millones de pesos a través de nueve intermediarios financieros.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción