Piden empresarios mexicanos equidad de la IP brasileña en TLC

Foto: AFP./ elempresario.mx

El sector empresarial de México entrará a la discusión de un eventual acuerdo estratégico de concertación económica con Brasil; sin embargo, advirtió que no está dispuesto a “cargar con todo el peso de la apertura comercial”.

Gerardo Gutiérrez Candiani y Salomón Presburger Slovik, presidentes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), respectivamente, explicaron que el arranque de las negociaciones comerciales que anunciaron los gobiernos de México y Brasil representa un primer acercamiento que difícilmente llegará a sentar las bases para un acuerdo comercial.

“México es uno de los países más abiertos en el mundo, tenemos el mayor número de Tratados de Libre Comercio; el problema con Brasil es que nosotros no seamos los únicos que pongamos, sino que haya compromiso real de la iniciativa privada brasileña y con base en ello se actúe”, sentenció el dirigente patronal.

Cuidar sectores sensibles

Desde el punto de vista industrial, se requiere proteger a los sectores sensibles mexicanos como es el caso del textil, calzado, vestido, agropecuario, entre otros, porque Brasil es una economía cerrada con un arancel promedio de 12.5%, mientras que México aplica 5.3% con visión de una reducción progresiva hacia el 2012, dijo Salomón Presburger.

El líder de los industriales se mostró escéptico sobre los resultados finales que tendrán ambas economías, “nosotros estamos dispuestos a sentarnos e intercambiar propuestas, pero tenemos la palabra del secretario (de Economía, Bruno Ferrari) que si no hay condiciones favorables para la industria mexicana, no habrá acuerdo comercial”, abundó.

Ambos empresarios expresaron en entrevista por separado que la estrategia de la Secretaría de Economía es un acercamiento comercial a solicitud de Brasil y revisar en las negociaciones qué sectores industriales y agropecuarios entrarán a la discusión, siempre y cuando tenga la venia del sector patronal.

El inicio de las negociaciones comerciales arrancará a principios del 2011, según lo adelantaron las autoridades brasileñas, de modo que aun cuando hay cambio de Presidente en ese país, continuará la misma política exterior y el interés por un acuerdo comercial con México.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González, El Economista