Tierra Azul saca brillo a tu automóvil

Archivo/Eleconomista.mx

Inicia tu negocio con $1800 pesos, el valor de una caja portátil de productos que rinde para 80 carros

Puebla, Pue. La empresa poblana Tierra Azul busca contribuir al cuidado del medio ambiente con el lanzamiento de productos 100% ecológicos para el lavado y encerado de vehículos, sin la necesidad de usar agua.

El proceso consiste en rociar el líquido sobre la superficie de la unidad y, con un trapo especial, retirar la mugre.

Entre sus clientes principales están concesionarias automotrices de diversas marcas, tanto de Puebla como de otros estados del país.

Robinson Gómez López, creador de la compañía, comentó que su invento genera múltiples beneficios, entre ellos ahorros de entre 60 y 80 litros de agua -cantidad promedio que se gasta para lavar cada unidad- y el pago semanal de 40 pesos para llevarlo al autolavado, ya que con un litro de su producto puede limpiarlo durante casi dos meses o darle servicio a más de 10 vehículos.

La preparación

Explicó que su fórmula la creó con base en desechos de basura, a raíz de que conoció un limpiador ya existente en España, pero que está elaborado con químicos, por lo que durante cinco años se dedicó a realizar pruebas para sacar un producto ecológico biodegradable no tóxico.

En febrero pasado, Tierra Azul inició operaciones con la búsqueda de sus primeros clientes, por lo que se dedicó a presentarlo a las agencias automotrices de la capital, que son las que gastan más en productos de limpieza y agua para tener impecables sus unidades ante la vista del consumidor.

Debido a que los gerentes de las concesionarias comprobaron su efectividad y que les interesaba dejar de contaminar -pues sus desechos se iban al drenaje así como ahorrar en costos de servicios de lavado- comenzaron a realizar pedidos.

Los clientes

Algunos de las agencias que ya son clientes continuos pertenecen a Mercedes-Benz, Honda, Mazda Acura y Chevrolet, no sólo de la capital poblana sino también del Distrito Federal y Guadalajara.

Gómez López contó que ya hacen pruebas con la planta Volkswagen de México, ubicada en la entidad poblana, por lo que espera que en 20 días empiecen a realizar pedidos del desengrasante para motor y en dos semanas experimentar con el lavador de la lámina.

La fórmula está en proceso de recertificarse con el fin de ser mejorada.

En un inicio fue avalada por las casas de estudios Universidad de Nuevo León y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista