Van los bancos por las Pymes en el 2011

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Los bancos están buscando acercarse a las pequeñas y medianas empresas (Pymes), ya que consideran que éstas conforman un sector desatendido y el cual tiene potencial de crecimiento en el mediano plazo.

De esta forma, bancos como Santander, Banorte y HSBC han anunciado diferentes productos de financiamiento para las Pymes y pequeños contribuyentes, con el fin de proporcionarles mayores servicios bancarios.

Santander está ofreciendo financiamiento para los pequeños contribuyentes, (Repecos), los cuales no entraban ni en la categoría de Pymes, lo que los dejaba fuera del financiamiento bancario.

Por su parte, Banorte anunció el pasado martes el lanzamiento de un crédito para las pequeñas y medianas empresas, el cual ofrece disminuir tres puntos porcentuales de la tasa que cobra si la empresa genera tres nuevas plazas laborales y las mantiene durante un año.

Un beneficio adicional

HSBC dio a conocer el lanzamiento de una nueva tarjeta de crédito para este sector empresarial, la cual otorga una línea de financiamiento hasta por 2 millones de pesos, con un CAT de 19.8%, para empresas que facturan desde 30 millones de pesos anuales. La tarjeta tiene una garantía de Nacional Financiera (NAFIN) al 50% para todo el portafolio.

Dentro de los requisitos que se establecen para obtener la tarjeta HSBC Empresas Visa, es necesario que la organización tenga tres años de haberse constituido y la presentación de un obligado solidario, que en caso de ser una persona moral el que solicita el plástico será el accionista principal.

El total de clientes Pyme que actualmente están con HSBC suman 35,000, entre pequeñas y medianas empresas, a las cuales ya se les provee de un paquete de servicios que incluyen una cuenta de cheques, una línea de crédito revolvente, además de los servicios de banca por Internet y una mejor cotización en el tipo de cambio, contra lo que está en ventanilla.

El banco tiene como estrategia de negocio en el mediano plazo el iniciar diferentes programas con los clientes Pyme en diferentes áreas productivas, adecuados a sus necesidades específicas, además de ofrecerles productos personales como tarjetas de crédito y seguros.

El común denominador de estos productos bancarios es que tienen la garantía de Nafin, misma que está orientada a cubrir parcialmente las insolvencias de este tipo de servicios, lo que fomenta que los bancos estén más dispuestos a otorgar créditos a los pequeños negocios.

Héctor Rangel Domene, director general de Nafin, comentó que “la cartera crediticia de la institución dirigida al sector privado creció 20% en 2010, apoyando a 170,000 empresas y a más de 1.6 millones de personas físicas con actividad empresarial, con esquemas de microcrédito y mediante intermediarios financieros no bancarios”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Huérfano, El Economista