Industria del vestido pide favorecer productos nacionales

Foto: Especial

En tiendas departamentales, siete de cada 10 piezas son importadas

Puebla.- Las empresas del vestido buscan que las tiendas de autoservicio y departamentales incrementen la comercialización de productos nacionales, pues de cada 10 piezas ofertadas por las cadenas siete son importadas.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) delegación Puebla-Tlaxcala, Federico Chilián Espinosa, comentó que las fábricas en el país están dando mayor valor agregado a sus productos para ser competitivos con las marcas extranjeras.

Dijo que tiendas como Soriana y Liverpool tienen apertura en vender confecciones nacionales, pero buscan que Sears y Walmart también acepten tener mayor participación en la comercialización de los productos “Hechos en México”.

Mencionó que el trabajo de convencimiento con esas firmas para que les hagan más pedidos de mercancías, depende en gran medida de demostrar que cumplen con altos estándares de calidad.

Por otro lado, comentó que este sector de la región Puebla-Tlaxcala en lo que va del año ha tenido un repunte en empresas al tener 2% más respecto a las 742 registradas en 2012 y con un incremento del 8% en empleos de mayo a junio, por lo que suman 30,205 puestos, siendo el 70% mujeres que trabajan en esa industria.

Chilián Espinosa detalló que del total de fábricas 607 están en territorio poblano y 135 son tlaxcaltecas, de las cuales más del 96% son micro, pequeñas y medianas (mipymes).

Expuso que sólo el 3% de empresas tienen orientación de exportación, principalmente a Estados Unidos.

En cuanto a producción apócrifa menciona que en lo que va del año se decomisaron en marzo una paca de ropa de cinco toneladas en el municipio de Tecamachalco; 3,250 en pantalones en la ciudad y 2,507 prendas en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala.

Además que la ropa sigue siendo el tercer producto más pirateado, después de los discos compactos y películas en DVD.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista