Brillan al competir con los grandes

Foto: Archivo./ elempresario.mx

La relación entre proveedor y cliente ha cambiado, por medio de la tecnología las transacciones y las órdenes de compra no son en persona necesariamente.

Hace cuatro años que RocaHijos, una pequeña empresa fabricante de broqueles para bebé y niñas en oro de 14 quilates, comenzó a hacer comercio electrónico Negocio a Negocio o B2B (Business to Business) entre sus clientes.

Su fundador Roberto Carvajal, quien tiene 53 años como joyero, confiesa que arrastrado por la “ola de la modernización y la necesidad de las grandes tiendas departamentales por evolucionar la forma de hacer negocios”, su empresa tuvo que subirse a esta plataforma.

“En 1965 fundé Representaciones Roca de México, trabajaba con tres empleados y yo era el vendedor”, recordó Carvajal.

“En aquellos tiempos salía a ofrecerle mis productos a las grandes tiendas departamentales como Liverpool, Palacio de Hierro y Centro Mercantil, lugar donde se construyeron los primeros centros comerciales. Iba al mostrador de las tiendas y hablaba con el encargado del Departamento de Joyería, le mostraba mis productos, el trato y las negociaciones se hacían de frente. Al día siguiente yo entregaba el pedido en persona”, detalló.

Pero esos tiempos se modificaron. En 1983 cambió su nombre a RocaHijos y actualmente, gracias al comercio B2B, la empresa provee a 140 Sanborns, 78 tiendas Liverpool y 38 Sears alrededor de la República Mexicana, además tiene presencia en reconocidas joyerías del país.

Se adaptan al cambio

Parte de la consolidación de la empresa como gran proveedor tuvo que ver con que se adaptara a la evolución de procesos y requerimientos tecnológicos.

“En el 2006, Liverpool nos capacitó para hacer más eficientes nuestros procesos administrativos y de negocio, pues comenzó a darnos pláticas y cursos para adoptar la factura electrónica, una de las herramientas del comercio electrónico”, comentó.

“Este esquema de facturación era un requerimiento comercial de nuestro cliente y era obligatorio adoptarlo”, agregó Ivonne Carvajal, gerente administrativa de RocaHijos, situación que ayudó en la modernización de la compañía.

Renovarse o morir

“El mayor reto que enfrentamos en la adopción de este sistema fue caminar al mismo ritmo que las grandes empresas, nosotros queríamos estar ahí y tuvimos que modernizarnos. Estar con las tiendas nos ha obligado a estar a la vanguardia en tecnología”, explicó la hija del fundador.

El comercio B2B permite que las empresas (cliente-proveedor) cuenten con información verás y oportuna para realizar sus pedidos y entregas en tiempo y forma.

En este caso, la tienda departamental hace su pedido vía mail; una empresa intermedia, que soporta el software que permite el comercio entre negocios, procesa dicho pedido y la envía a RocaHijos; la empresa familiar recibe la orden de compra y comienza a prepararla para surtir de inmediato a la tienda demandante.

“En los años 80, visitar una tienda departamental, hacer el negocio y registrar el pedido nos tomaba un día completo. Hoy, al hacer comercio electrónico B2B, el pedido en cuestión de media hora ya está preparándose para salir”, detalló la administradora.

La familia Carvajal agregó que los procesos de logística se han hecho más sencillos, fáciles y cómodos con este sistema. Asimismo, redujeron el margen de error en los pedidos y lograron la confianza de sus clientes.

Crecimiento y satisfacciones

En la actualidad, en la empresa trabajan 36 empleados. En los últimos tres años, la firma ha crecido 15% gracias al comercio electrónico.

A corto plazo comenzará a fabricar broqueles en oro blanco e incluirá nuevos diseños para que en un futuro no muy lejano comience a exportar su producto artesanal.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez