Pandemia dispara ventas de sex shops

Existen 482 sex shops legalmente registradas que tienen de 1 a 10 empleados. Foto: Especial

Ante el cierre, aumentaron las compras de consoladores, lubricantes, estimulantes y otros juguetes eróticos

Papel de baño, alimentos enlatados, agua y ¿un consolador y lubricante? Sí, para millones de mexicanos los juguetes sexuales formaron parte de la lista de compras de emergencia, pues cuando la pandemia del Covid-19 llegó a México y se dictó el cierre de negocios, estos artículos fueron una gran compañía durante los meses de resguardado en casa.

“El mercado de juguetes sexuales ya tenía un gran auge antes de la pandemia, pero cuando inició y comenzaron los cierres, muchos clientes pedían los productos, casi como sus compras de pánico y fue una demanda que ha permanecido”, reveló en entrevista con El Economista, Catalina Muller, directora general de Erectus, boutique erótica.

Detalló que los clientes en este mercado han ido en aumento en los últimos años, generando una derrama económica de 800 millones de dólares al año y 200 millones en México, porque cada vez se elimina más el tabú que envuelve al sexo y muchos quieren conocer más allá, tanto a nivel personal como en pareja y ha sido durante la pandemia que han explorado más.

Esto se refleja en las ventas, ya que durante la contingencia, la comercialización creció cinco veces en línea, canal que está cobrando mayor popularidad por la facilidad de compra y la comparación de productos, sobre todo por la discreción, porque si bien ya hay menos estigmas al ir a una sex shop, aún persiste la timidez, lo que Internet puede resolver.

De esto sabe bien Karina, quien desde hace cinco años vende juguetes sexuales a través de redes sociales en su perfil, y quien también vio un incremento de demanda con la pandemia.

“Recibí muchos pedidos de vibradores, estimulantes de clítoris y aceites, no querían pasar los meses encerrados sin diversión”, indicó la emprendedora.

Para Muller, los meses de mayor demanda fueron de marzo a junio de 2020, y mayo y junio de este año. Ahora las ventas se mantienen constantes porque aunque muchos clientes volvieron a las tiendas físicas, muchos siguen comprando en línea, ya sea que vean el producto en vivo y lo pidan después o sea más cómodo hacerlo desde casa.

Ingraf-a-juguetes-sexuales

Auge en línea

Para Muller, las ventas en tiendas físicas siempre han sido el preferido para los clientes, porque pueden tocar los productos, conocerlos mejor y elegir el que mejor se adapte a sus gustos y necesidades, pero en línea se ha tenido un gran éxito e incluso ha permitido la generación de empleos.

“Ante la alta demanda, tuvimos que contratar a más personal en la parte de logística para garantizar los envíos e incluso hicimos envíos exprés”.

Aunque la venta en línea es un buen canal, su plan de tiendas físicas no se ha detenido, por lo que además de los 150 empleados que tenían, sumarán 100 en nuevas sedes.

De acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, en México hay 482 sex shops legalmente registradas que tienen de 1 a 10 empleados, de las cuales 87 se ubican en la Ciudad de México.
Ingraf-a-juguetes-sexuales-2

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario