Flexibilidad y cuidado, el legado de pandemia a las empresas

Foto: Shutterstock

Las organizaciones crearon modelos de trabajo con mayor flexibilidad y enfoque en las personas

Por la crisis de la pandemia, las empresas se vieron obligadas a cambiar sus modelos de trabajo y de negocios a uno más digital y remoto, lo que no solo les permitió mantener sus operaciones, les dio la oportunidad de concientizar sobre el trato y cuidado de las personas, aspectos que hoy los empleados consideran decisivos para seguir en la empresa o buscar un nuevo empleo.

Carlos Ferrer, CEO de Sodexo México, explicó que en los últimos años, la transformación digital crecía en algunas empresas porque la fuerza laboral ya es nativa digital, pero fue la pandemia la que aceleró el proceso al grado que muchas organizaciones ya cambiaron por completo su modelo o están revalorizando transformarse.

“Mientras unas cambiaron sus modelos y se convencieron y así se quedarán, otras no están convencidas porque aunque les ayudó a sobrevivir y vencer dificultades, en el largo plazo esa forma no refleja las necesidades o estrategias de la organización, buscarán redefinir una nueva forma que puede ser ni 100% la anterior ni la que aplicaron, sino algo más acorde a sus necesidades”, explicó durante el encuentro Tendencias globales que impactarán en el desempeño de las empresas y los colaboradores.

Por ejemplo, detalló, los restaurantes, uno de los sectores más golpeados por la pandemia, se sumaron a las aplicaciones de delivery para seguir operando, pero es algo que realmente no les conviene, por lo que una vez superando la crisis, es posible que el número de comercios que abandonen esta opción sea alto.

Asimismo, no todos los negocios pueden seguir operando de forma virtual, aunque aun así se pueden tener modificaciones en las políticas de trabajo. Si bien no es posible laborar en remoto, sí hacerlo flexible y con cuidados. Para 82% de los ejecutivos, la cultura de trabajo flexible es vital para los colaboradores, revela el estudio Sodexo Experience Next Research, elaborado por Sodexo.

Mayor flexibilidad

Ante los cambios que ha dejado la pandemia, un 72% de las empresas implementará el modelo de trabajo híbrido, unos días en ella oficina y otros en cualquier lugar, indica Steelcase.

Sin embargo, Ferrer señaló que será una implementación parcial, no para todos los colaboradores pero sí para un porcentaje importante, todo dependerá de las necesidades del puesto y de las personas. Por ello, se deben crear experiencias de trabajo personalizadas.

Además, las empresas tienen la tarea de trabajar correctamente la flexibilidad, que no se limita al lugar donde se labora, sino a horarios, forma de compaginar las actividades laborales y personales, uso de herramientas en los espacios de trabajo, entre otros aspectos.

“Las personas, en especial millennials y centennials, tienen a la flexibilidad como pieza fundamental para decidir si pertenecen a una organización o no. También quieren que las empresas los escuchen, que los comprendan, entiendan sus necesidades y respondan de una forma proactiva. Esto también ofrece a los empleadores integrar políticas de diversidad e inclusión”.

Muestra de ello es que 52% de los colaboradores considera a las políticas de trabajo flexibles como la mayor preocupación, seguido de tener más beneficios laborales; como seguros, cuidado de hijos o comidas subsidiadas.

Segunda crisis

Además de los casos de Covid-19, la pandemia provocó otra crisis: el bienestar y salud mental de los trabajadores.

Ferrer detalló que para 66% de empleadores, mantener la moral de los colaboradores ha sido un desafío y otro 79% reveló que las solicitudes de apoyo de salud mental aumentaron en este periodo. La calificación de bienestar pasó de 17% en 2020 a 15% en junio de 2021, al igual que el bienestar físico que se consideró más bajo de lo normal para el 14% de los empleados, cuando en octubre de 2020 solo 11% creía eso.

Otra situación que han enfrentado los empleados es que 54% se siente más sobrecargado de trabajo, 39% sufre mayor agotamiento y uno de cada cinco cree que a su empleador no le importa el equilibrio entre la vida laboral y personal.

“Eso es un tema muy preocupante porque si sienten que hay cierto nivel de explotación laboral a raíz de la virtualidad. Los empleadores pueden combatir esto definiendo políticas, implementando herramientas que garanticen el no excederse, que hayan modelos colaborativos eficientes y se debe trabaja con los líderes para generar conciencia de la importancia que tiene del equilibrio de la vida aboral y personal para tener una productividad adecuada”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario