Con pago de utilidades, solo 48% de empleados, ¿por qué los demás no reciben?

Se tiene hasta el 30 de mayo y 29 de junio para dar el reparto. Foto: Especial

El mes de mayo es uno de los más esperados para los trabajadores, pues es el reparto de utilidades (PTU), incentivo que se da obligatoriamente cuando se registran más de 300,000 pesos de ganancias netas en el año previo y se otorga con el fin de reconocer el esfuerzo de las personas y estimular su productividad; sin embargo, aunque es común, solo un 48% de empleados lo recibe, de acuerdo con datos de OCCMundial.

De acuerdo con una encuesta de OCCMundial, solo 48% de empleados recibirá el reparto de utilidades, mientras 24% no lo hará y un 25% desconoce si hubo ganancias o pérdidas en la organización en la que trabajan. Otro 3% manifiesta estar inconforme con la administración de la empresa porque de esa manera, no les otorgan el incentivo.

Este pago se otorga a todos los trabajos que presten sus servicios a una empresa de tipo moral o física, quienes tendrán como máximo el 30 de mayo para recibirlas (personas morales) o el 29 de junio (personas físicas).

Para que los empleados sepan si serán acreedores al reparto, la empresa está obligada a entregar a los representantes de los trabajadores como sindicatos o voceros principales, la copia de la declaración anual en los siguientes 10 días después de la presentación de la misma.

El reparto, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, el reparto se dividirá en dos partes: por igual entre todos los trabajadores, tomando en consideración el número de días trabajados por cada uno en el año, independientemente del monto de los salarios; y en proporción al monto de los salarios devengados por el trabajo prestado durante el año.

Cuando no hay reparto

A pesar de que es un reparto obligatorio al generar ingresos mayores a 300,000 pesos, muchos empleados no recibirán el pago tanto porque su empresa no obtuvo el ingreso y porque hay algunas excepciones como son:

  • Ser director, gerente general y administradores
  • Trabajadores eventuales que laboraron menos de 50 días
  • Socios y accionistas
  • Quienes trabajen por honorarios
  • Trabajadores domésticos

Asimismo, las empresas que hayan reportado pérdidas o carezcan de utilidades fiscales, tampoco están obligadas a dar reparto. Aquí se incluyen a aquellas con vida de un año y quienes hayan creado un nuevo producto, siendo las ultimas las únicas exenta por dos años de no repartir utilidades.

Si la empresa cumple con los requisitos para repartir utilidades y no lo hace, puede ser multada con hasta casi medio millón de pesos, de 50 a los 5000 salarios mínimos vigentes, de acuerdo con la Ley Federal de Trabajo.

El monto a dar será 10% de las ganancias de la empresa y para los empleados, se definirá por el salario de cuota diaria sin incluir otros ingresos como tiempo extra, gratificaciones, primas o cualquier otro derivado de su trabajo.

“En el caso de los trabajadores de confianza se tomará como salario tope, base del reparto de utilidades, el resultante de sumar 20% al salario del trabajador sindicalizado o de base de más alto salario, elevado al año”, indica la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Si los empleados vivieron la reforma de outsourcing, sí podrán recibir reparto pero no algo mayor a tres meses de salario o al promedio de lo percibido durante los últimos tres años, y en caso de tener una antigüedad menor a ese tiempo, será de tres meses con un monto inferior a pesar de tener el mismo puesto y salario que otros colegas.

¿En qué se usan?

De acuerdo con OCCMundial, el pago de utilidades es esperado para los siguiente:

  • 43% para adelantar pagos
  • 43% para ahorrarlo
  • 8% en el hogar adquiriendo productos o haciendo reparaciones
  • 6% para hacer un viaje pequeño
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario