Próspero, sobreviviente o resistente, ¿Cuál es el nuevo ADN del líder?

Foto: Especial

La pandemia transformó el liderazgo y aceleró las tendencias que ya están en la agenda. En la nueva normalidad los CEO no deben quedarse parados, requieren continuar con la transformación.

El último año, los líderes empresariales pusieron sus esfuerzos en la transformación digital y cambios en el comportamiento del consumidor para vencer los retos que el Covid-19 trajo. Ahora, 65% de los CEO invertirán en los próximos tres años para mejorar los niveles de transformación, destaca el estudio “CEO Imperative”, realizado por la firma EY.

De acuerdo con datos del estudio, se divide la situación actual de las compañías en tres categorías: prósperas, sobrevivientes y resistentes.

Prósperas: son empresas con crecimiento sostenido que aceleraron su transformación durante la pandemia y representan el 34 por ciento.

Sobrevivientes: Son el 32% de las compañías, las cuales experimentaban una disminución de ingresos previo a la pandemia, sin embargo, se estima tendrán un declive mayor en los próximos tres años.

Resistentes: Tuvieron un bajo crecimiento o un crecimiento que se mantuvo antes de la pandemia., este tipo de empresas representan el 34 por ciento.

El nivel de crecimiento proyectado depende de cada categoría. El 79% de las compañías prósperas proyectan un crecimiento en tres años frente a 7% de las sobrevivientes que lo considera. Entonces, ¿cómo puede convertirse una compañía en próspera?

“Los Directores Ejecutivos deben aprovechar este momento y buscar la forma de crear valor para todas las partes interesadas, no nada más en los accionistas,” afirma Gilberto Lozano, Socio de Business Transformation en EY México. “Algunos CEO se enfocan únicamente en lograr un crecimiento sostenible a largo plazo, pero muchos aún siguen buscando su camino'', aseguró.

Se calcula que 65% de los directivos invertirán en los próximos tres años en emprender nuevas iniciativas de transformación; 46% cuenta con el apoyo de inversionistas, y 22% afirma que las inversiones en la transformación serán cubiertas por una reducción de costos.

¿Cómo es el nuevo ADN de los CEO?

El nuevo ADN para alcanzar el éxito sugiere transformaciones que aumentan la agilidad, mejoran la innovación y aprovechan los datos para estar más cerca del cliente, tal como:

  • Compromiso con un liderazgo centrado en el ser humano. Dirigir con compasión, ser un ejemplo de experimentación y toma de riesgos y fomentar la confianza de los stakeholders para impulsar el valor principal.
  • Generar valor a largo plazo y así ser recompensadas por el mismo mercado.
  • Integración con los ecosistemas externos que permita extender una capacidad de liderazgo clave.
  • Diseño ágil. Tanto el liderazgo, como la organización estarán estructuradas para actuar más ágilmente.

¡Cuáles son los principales retos?

Además de buscar la transformación, los ejecutivos se enfrentan a importantes retos que deberán corregir para pasar de la intención, a la ejecución con éxito.

Cerrar la brecha del valor a largo plazo de “decir y hacer'', esto significa tener claridad de los objetivos a largo plazo, así como su forma de alcanzarlos. Un ejemplo es la falta de concientización en el cambio climático.

Retomar la transformación impulsada por lo digital: muchos de los esfuerzos realizados en los últimos años fueron insuficientes en cuanto a su alcance. Para estar al día, la transformación tecnológica debe ser continua. Hoy por hoy, 68% de los directores busca invertir en datos y tecnología.

Superar el abismo de datos: Sólo el 34% de los directores generales afirma que los clientes les confían sus datos, lo cual es un obstáculo para el modelo de negocio.

Eliminar las barreras culturales: los directores generales dan prioridad a una toma de decisiones más eficiente, que a la diversidad o a la incorporación de perspectivas externas.

Invertir en ecosistemas: aunque las empresas se centran cada vez más en el desarrollo de ecosistemas, sólo el 47% de los CEO afirman haber realizado inversiones significativas para ello. Y los ecosistemas siguen siendo impulsados desde la base hacia arriba: únicamente el 31% de los directores generales afirma que las asociaciones externas con los ecosistemas forman parte de la estrategia empresarial.

“Los CEO deben ser arriesgados y deben estar preparados para invertir en el crecimiento y la transformación a través de tres impulsores de valor: adoptar tecnologías de forma rápida, impulsar la innovación y un liderazgo enfocado en el humano. Esto les permitirá ser más ágiles y mejorar su desempeño”, detalló Gilberto Lozano.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario